Seguro de Mercancías

Un gran número de empresas dedica ingentes cantidades de recursos para fabricar y distribuir productos que ameritan ser transportados en las mejores condiciones. Mientras que, otras solo se dedican a comprar y comercializar esos productos, necesitando igualmente transportarlos hasta entregarlos al cliente o consumidor intermedio o final. Por tanto, para garantizar la integridad física de esos bienes, las compañías deben contratar un seguro de mercancías.

Los riesgos a los que se exponen las mercancías que son transportadas son variados, destacando el robo y averías por accidentes de la unidad transportadora. Igualmente, y como consecuencia de un accidente de estas unidades, pueden ocasionarse daños a personas y/o cosas de terceros. Hecho éste, que destaca aún más la importancia de contar con un seguro de mercancía. También, existen seguros para mercancías depositadas en bodegas o almacenes, tema que puede ser tratado en otra entrega.

Sin duda alguna, un error por muy pequeño que sea o un retraso en el transporte pueden generar la pérdida de importantes beneficios. Por lo que, estos hechos pudieran arriesgar seriamente la viabilidad y supervivencia del negocio. Por tanto, debido a todos estos factores enunciados, se recomienda contratar un seguro de mercancías, representando una buena inversión para la empresa.

Un seguro de mercancías tiene como objeto garantizar el transporte de las mismas en los siguientes escenarios:

  • Exportaciones.
  • Importaciones.
  • Distribución nacional.
  • Distribución regional.
  • Distribución local.

Al contratar una póliza para asegurar el transporte de mercancías, la misma brinda la opción de recibir un capital por ellas. En particular, si son dañadas o se pierden durante el recorrido o por retraso en la entrega por causas no imputables a la empresa. Adicionalmente, el seguro de mercancías es amplio, pudiendo adaptarse a las características y necesidades de cada empresa. Igualmente, considerando los principales riegos de la misma.

Ventajas del seguro de mercancías.

a. Su cobertura tiene vigencia en cualquier parte del mundo. Las empresas aseguradoras siempre responderán por el asegurado, pagando las compensaciones económicas del caso, sin importar el lugar del siniestro.
b. Sea cual sea la vía o ruta que se utilice para transportar las mercancías, las mismas quedarán cubiertas. Por tanto, no importa que sea por tierra, aire, o por ferrocarril. Sin embargo, al tratarse de transporte marítimo deberá contratarse un seguro especializado que cuenta con adecuadas coberturas para sus particulares riesgos.
c. El seguro de mercancías es un producto fácil de contratar y es muy completo y amplio. En particular, garantiza su protección económica frente a dificultades ocurridas mientras dure el transporte.
d. Después de contratado, el seguro de mercancías ofrece el mejor servicios de posventa. De esta manera, el asegurado dispone de expertos y profesionales para la tramitación y peritaje, asesorando sobre las dudas que puedan presentarse.

¿Cuál es la finalidad del seguro de mercancías?

Su principal finalidad es la de cubrir cualquier tipo de riesgo que pueda ocurrir sobre las mercancías en los siguientes momentos y espacios:
Principalmente, durante el traslado de las mercancías de un sitio a otro.

La cobertura también abarca los períodos de tiempo en que los productos o mercaderías permanecen estancados por circunstancias propias del viaje. Por ejemplo, estiba, la carga, descarga y almacenamiento intermedio, entre otros.

Adicionalmente, pueden cubrirse los daños que pueden producirse a la unidad transportadora o a terceros, incluyendo personas y cosas.

Elementos de una póliza de seguro de mercancías.

  • La naturaleza del riesgo a cubrir.
  • Datos de las partes contratantes, tales como nombre y apellidos o razón social, domicilio, designación del asegurado y beneficiario.
  • La designación o denominación de los objetos asegurados y de su condición o situación actual.
  • Definir claramente el concepto en el cual se está asegurando.
  • Vencimiento de las primas, forma y lugar de pago.
  • El alcance de la cobertura o suma asegurada convenida.
  • El valor o monto de las primas, los recargos y los impuestos.
  • La duración del contrato, expresando el día y la hora en que comienza y termina su vigencia.

Factores que influyen en la suscripción del seguro de mercancías.

a. Los bienes o productos asegurados.
Conocer la naturaleza de los bienes asegurados es muy importante, ya que para ciertas mercaderías se requieren acuerdos específicos y expresos. Por ejemplo, los productos inflamables y perecederos.
b. El espacio o ambiente geográfico.
Delimitación de la situación geográfica, la distancia a recorrer, el clima y demás condiciones afines.
c. Los términos en que se realiza la compraventa.
Según lo que establezca el contrato de compraventa, durante el transcurso del transporte, la mercancía cambia de propietario en un determinado momento. Por tanto, es muy importante conocer anticipadamente quién tiene la propiedad sobre la mercancía en cada momento, así se sabrá quién asumirá los costos de algunas acciones necesarias.
d. El tipo de transporte.
Debe definirse exactamente si será ferroviario, terrestre, marítimo, multimodal, aéreo, fluvial, lacustre, otro.
e. El valor de las mercancías.
Básicamente, el seguro de mercancías ampara el valor material de las mismas. Adicionalmente, pueden incluirse incrementos en los costos al agregar fletes, aranceles y otros hasta llegar a su destino final.
f. Los contratos de transporte.
El contrato de transporte puede adquirir diferentes derechos y obligaciones entre el transportista y el cargador. Todo ello, en virtud del ámbito del ámbito en que se realice el transporte.

Tipos de pólizas de transporte de mercancías.

Para asegurar mercancías cuando las mismas son transportadas el mercado asegurador ofrece varios tipos.

a. Seguro para el transporte de las mercancías.

Está pensada básicamente para los propietarios de las mercancías, garantizando el transporte durante las importaciones, exportaciones y la distribución nacional o local.

b. Seguro para los transportistas.

Este seguro está orientado exclusivamente para proteger a los transportistas y/o agencias de transporte. De esta forma, les ampara con responsabilidad civil ante los daños que sufran las mercancías transportadas durante el recorrido. Esta cobertura es efectiva cuando se verifica que esos daños han sido de su responsabilidad.

c. El seguro para empresas de transporte y logística.

Con este seguro se ofrecen dos pólizas: Responsabilidad civil junto con la de transporte de mercancías. De tal manera, que se cubre la póliza básica, incorporando el pago de indemnizaciones cuando estas empresas resultan responsables de los daños. Esencialmente, si dichos daños son ocasionadas sobre las mercancías durante el trayecto.

d. El seguro para propietarios de mercancías que son transportadas vía marítima o fluvial.

Muchas empresas transportan por ríos o por mar grandes cantidades de mercancías, las cuales están sujetas a riesgos muy particulares. De hecho, las empresas aseguradoras ofrecen coberturas específicas para este tipo de carga, garantizando el pago de los daños materiales.
Sobre la vida de las personas y sobre las cosas se ciernen una diversidad de riesgos. Igualmente, las mercancías están expuestas a unos riesgos propios, especialmente durante su transporte. Por ejemplo, pueden sufrir daños o deterioro por mala estiba o carga o accidente; así como pérdida o desaparición por incendio o robo. También, pueden verse afectadas por retrasos en la entrega al destinatario, al igual que por otras causas posibles. De hecho, estos riesgos pueden convertirse en siniestros de gran magnitud que pueden impactar la viabilidad económica del negocio. Por todo ello, la importancia de contar con un seguro de mercancías.

InterHelper - Seguro de Mercancías