Ramo de seguros de personas

Es bien conocido que el ramo de seguros de personas es uno de los más vendidos en algunos tipos de esta categoría. Primeramente, su objetivo es cubrir la integridad, existencia y/o la salud de las personas, formalizándolo en un contrato denominado póliza.
Este ramo comprende los siguientes tipos de seguros.

1. Seguro de vida.

Una póliza de vida ampara al asegurado en caso de muerte natural o supervivencia, así como la incapacidad. Generalmente, este seguro consiste en un contrato de suma simple. Por tanto, la suma asegurada resulta del acuerdo entre las partes, es decir, el tomador y la compañía aseguradora. Mención especial merece el hecho que ese acuerdo se hace de manera libre y voluntaria.

En el caso de muerte, los beneficiarios del asegurado recibirán el monto asegurado al fallecer éste último. En el caso de vida, la compañía aseguradora paga al asegurado la suma convenida, solo si vive al vencimiento de un período de tiempo determinado. Dicho lapso de tiempo debe haber sido establecido en el contrato. De igual forma, puede pactarse el pago bajo la figura de una renta periódica mientras el asegurado esté vivo. Esta última se hará efectiva a partir de una fecha que hayan establecido previamente.

Legalmente, el seguro de vida le fija al asegurador la obligación de satisfacer al beneficiario asegurado. Por tanto, deberá entregarle capital, renta o alguna prestación convenida, en caso de su fallecimiento o de su supervivencia. También, se aclara que el seguro de vida se contrata para cubrir la vida del tomador del seguro o de terceras personas. Igualmente, este tipo de seguro puede cubrir a una sola persona o a varias.

El tomador del seguro es una figura que representa a la persona o institución que contrata el mismo. De tal manera, que puede ser para sí mismo o para otras personas. Es decir, el tomador puede estar o no asegurado. De esta forma, cuando el asegurado es distinto del que contrata el seguro, el primero debe manifestar su consentimiento por escrito. Por supuesto, esto dependerá de la legislación que regule la actividad aseguradora en cada país.

El Seguros de Vida asociado a Hipoteca.

Cuando a las personas les es aprobado algún financiamiento mediante hipoteca, el mismo lleva adherido un seguro de vida. Básicamente, póliza cubre la deuda del préstamo hipotecario ante el riesgo de muerte o incapacidad del asegurado que recibe el crédito financiero. Generalmente, estos préstamos que otorgan los bancos tienen por objeto la compra de una vivienda, exigiendo este seguro como requisito.

¿Quiénes son los que más contratan un seguro de vida? Tendencia.

La tendencia tradicional que se ha observado con este seguro es que normalmente es contratado por personas en edad avanzada. Sin embargo, comprar este seguro cuando aún se es joven también tiene importantes ventajas. De hecho, para el 2005 más del 50% de nuevos contratantes de estas pólizas, tenían entre 25 y 44 años de edad. Lo más notable, fue que este comportamiento se mantuvo hasta el año 2012. De esta forma, dicha tendencia pasó a estar entre los 35 y 45 años en el 2013.

Como se aprecia en líneas anteriores, esa propensión en esos intervalos de edades, corresponde a la etapa más productiva de las personas. De este modo, durante este rango etario, se asumen mayores compromisos en cuanto a operaciones financieras de crédito. Por ejemplo, para adquirir vivienda, vehículo o para educar a los hijos. Por tanto, es el motivador principal para contratar este tipo de producto. Esencialmente, para garantizar el bienestar de su grupo familiar en caso de algún evento no deseado.

Tal como se expuso, el objetivo principal de contratar este seguro es el de proteger al asegurado y sus familiares. También, se contrata para cubrir una hipoteca producto de un crédito que haya recibido el asegurado.

¿Qué elementos considerar al contratar un seguro de vida?

Al contratar un seguro de vida se recomienda verificar y analizar bien todas las coberturas y exclusiones que establece la póliza. Adicionalmente, el cuestionario que aplica la aseguradora sobre el estado de salud del aspirante, debe ser respondido honestamente. De esta manera, el asegurado no tendrá inconveniente para recibir o reclamar la cobertura en caso de siniestro.

2. Seguro de accidentes personales.

Como indica su nombre, cubre el riesgo de que las personas sufran daños a su integridad física, como resultado de un accidente imprevisto. Por tanto, ampara las lesiones corporales ocasionadas por accidentes. Esencialmente, daño corporal es aquel que es generado por causa externa, violenta, súbita y ajena a la voluntad del asegurado. Adicionalmente, que el mismo provoque invalidez temporal o permanente, incluyendo también la muerte.

Estas pólizas normalmente estructuran de manera cuidadosa el riesgo que cubren, estableciendo delimitaciones y causales. Adicionalmente, el asegurado puede designar los beneficiarios que recibirán la indemnización en caso de fallecimiento. Igual que en el de vida, de no estar preestablecidos, entonces el valor a indemnizar pasará, por ley, a los herederos universales.

Cuando se trata de invalidez permanente, el monto de la indemnización por el daño sufrido es determinado con base en una escala de porcentajes. Generalmente, éstos van asociados a los diversos tipos de incapacidad. Por ejemplo, si la capacidad es temporal se paga al asegurado un monto periódico por el tiempo que dure la incapacidad. En cualquier caso, si el asegurado provoca voluntariamente el siniestro, la empresa aseguradora queda liberada del cumplimiento de cualquier obligación. De otra forma, si el asegurado se auto infringe la lesión o el daño, pierde el derecho a reclamar la indemnización.

Adicional a la póliza básica de accidentes, pueden agregarse extensiones para cubrir gastos de salud basándose en condiciones ya pactadas. En particular, este tipo de seguro es el único de este ramo donde la compensación de seguros se relaciona con riesgos extraordinarios.

3. Seguro de asistencia de viajes.

Un seguro de viajes generalmente otorga cobertura integral, legal, médica y de equipaje a las personas que viajan fuera de su país. Por tanto, las aseguradoras brindan mediante sus centros de operación, atención oportuna, ofreciendo la real protección de un accidente al viajero. Igualmente, le facilita la asistencia jurídica, sanitaria y de traslados, entre otros previamente acordados.

Este tipo de seguros puede convenirse por períodos cortos de tiempo, es decir, de manera temporal. También puede ser por largo plazo o bien de manera anual, como el multi viajes en el caso de viajeros frecuentes. Además, la cobertura de los mismos es por montos limitados sobre los cuales el viajero asegurado usa la prestación.

4. Seguro de enfermedad y de asistencia sanitaria.

Son dos modalidades para cubrir los mismos riesgos, así tenemos:

a. Seguro de enfermedad.

Con este seguro, la previsión cubre el cobro de un monto convenido cuando el asegurado padezca de una enfermedad. Adicionalmente, ampara los gastos por asistencia médica y por los productos farmacéuticos que necesite a consecuencia de esa enfermedad.

La cobertura del seguro brinda protección al asegurado frente a las consecuencias de algún estado anormal ya sea físico o mental. Dicho estado deberá ser comprobado mediante experticia del médico tratante o de uno autorizado por la aseguradora. De esta forma, la persona asegurada recibirá la prestación consistente en una cantidad de dinero por cada día de enfermedad. Además, ésta indemnización será durante el plazo hasta cubrir los límites máximos previamente establecidos. En determinados casos esa indemnización se circunscribe a la compensación de los gastos por concepto de asistencia quirúrgica o por hospitalización.

b. Seguro de asistencia sanitaria.

En este caso particular, el asegurador, de manera directa o autorizando a empresas prestadoras de salud, brinda el servicio médico al asegurado. En consecuencia, el asegurado no tiene derecho a reclamar una prestación en dinero. Es decir, la aseguradora no está obligada a entregarle una indemnización monetaria. Por supuesto, si la póliza así lo establece, el asegurado puede cubrir los gastos con sus recursos, solicitando el respectivo reembolso.

Sin duda alguna, son muchas las opciones que el mercado asegurador ofrece en este ramo de seguros. Por tanto, lo importante es que la persona defina bien su necesidad y el momento adecuado para contratarla. Además, evaluar las diferentes ofertas de empresas reconocidas y con buenas referencias.

InterHelper - Ramo de seguros de personas