Conociendo los diferentes Ramos de Seguros

Primeramente, entendamos que el nombre que se le da a los ramos de seguros deriva de los términos que definen el tipo de riesgo que cubren. De esta manera, es el elemento en común que lo origina, aunque en su evolución han ido variando actualizándose constantemente.

Al momento de comprar un seguro debe tenerse en cuenta el tipo de seguro que se quiere contratar con base en las necesidades personales o profesionales. De esta manera los ramos de seguros se clasifican en tres grandes grupos:

  1. Los seguros personales.
  2. Los seguros de daños o patrimoniales.
  3. Los seguros de prestación de servicios.

Las necesidades de las personas varían exponiéndose a diferentes circunstancias. Por tanto, las empresas aseguradoras han ido adaptando sus servicios por lo que ofrecen varios tipos de seguros.

1. Los Seguros Personales.

Son aquellos que cubren los riesgos que pudieran afectar la integridad física, la existencia o la salud de la persona asegurada. En este grupo se incluyen:

  • Seguro de vida. Este tipo de seguro que otorga a sus beneficiarios una seguridad mínima en lo económico, frente al riesgo de invalidez o de muerte. Dicha invalidez puede ser absoluta o permanente.
  • Accidentes personales. La razón de ser de este seguro es el apoyo económico y sanitario al asegurado. Básicamente, en el caso que este último haya padecido de una lesión o incapacidad generada por un accidente.
  • Seguro de salud, llamado también seguro de enfermedad. Su fundamento principal es la cobertura sanitaria y la indemnización económica al asegurado en caso de presentar alguna enfermedad.
  • Seguro de dependencia. Con este tipo se ampara la limitación física o psíquica que, comprobada medicamente, le impide al asegurado realizar sus actividades básicas. Por tanto, necesita la ayuda de otra para ejecutar esas actividades.

2. Seguros de daños o patrimoniales, que igualmente, son denominados “daños a cosas”.

La cobertura que ofrecen estos seguros está dirigida a los bienes materiales o del patrimonio del asegurado.

  • Seguros de automóviles. Están diseñados para cubrir los riesgos derivados de la acción de conducir automóviles que pueden causar algún. En particular, existe uno que es obligatorio en casi todos los países, como es el seguro de responsabilidad civil vehicular. De tal manera que, el asegurado puede responder por daños a otras personas y cosas cuando hace uso de vehículo. 
    ​En otra clasificación se hace distinción de los Vehículos terrestres, cuya póliza cubre daños ocasionados por:
    • Vehículos terrestres automotores.
    • Vehículos terrestres no automotores.
    • De igual forma se plantean otro tipo de vehículos, tales como:
    • Los Vehículos ferroviarios.
    • Las aeronaves.
    • Los cascos de buques y otras embarcaciones marítimas, lacustres o fluviales.
  • Seguros de ingeniería. Suele ser usado para cubrir daños a inmuebles o infraestructuras del patrimonio personal, como consecuencia de accidentes. En particular, los provocados por acción de otras personas, por fuerzas naturales, por acción de otras cosas, excluyendo el desgaste natural de los mismos.
  • Los seguros multirriesgo. Como su nombre lo indica, su cobertura abarca una amplia variedad de riesgos mediante la contratación una sola póliza de seguros. Por ejemplo, las empresas suelen contratar estos seguros incluyendo la variedad de riesgos tanto para la empresa como para sus trabajadores.
  • Seguros de crédito. Esta modalidad de seguros cubren las pérdidas que resultan de la insolvencia de los deudores cuando asumen créditos o financiamientos. Además, comprende las pérdidas pecuniarias a consecuencia de créditos a la exportación, ventas a plazos (incobrables), crédito hipotecario y crédito agrícola.
  • Seguros de robo. La cobertura de este seguro apunta a amparar al asegurado contra la sustracción ilegítima por terceros de las cosas que haya asegurado. Es importante que la póliza deje claro si cubre tanto el robo como el hurto.
  • Seguros de transportes. Los riesgos de daños a mercancías y los medios de transporte de las mismas, son cubiertos por estos seguros. Igualmente, incluye los daños que puedan sufrir otros objetos y elementos asociados a esas mercancías y a los vehículos en que son transportadas.
  • Seguros de Incendios. Abarca la protección a construcciones como viviendas y otras estructuras, junto con los enseres que alberga, suelen ser asegurados contra incendios. Indudablemente, ningún bien material está exento de ser objeto de posibles incendios. En otra clasificación conocida se agrupa “incendio y eventos de la naturaleza”, incluyendo:
    • Incendio.
    • Explosión.
    • Tempestad.
    • Eventos de la naturaleza distintos de las tempestades.
    • Energía nuclear.
    • Corrimiento de tierras.
  • Seguros de responsabilidad civil. En el quehacer diario de la vida de cualquier persona, esta puede ocasionar daños a otros semejantes o cosas de terceros. Por lo que, estos últimos pueden y tienen el derecho a reclamar indemnización por esos daños. Por tanto, esta póliza contempla la cobertura de esos riesgos. En una sub clasificación de esta tipología podemos destacar:
    • Responsabilidad civil en el ramo de vehículos terrestres automotores.
    • Responsabilidad civil en el ramo de aeronaves.
    • Responsabilidad civil en el ramo de buques y embarcaciones marítimas, lacustres y fluviales.
    • Responsabilidad civil general. Este seguro cubre cualquier otra responsabilidad distinta de las tres anteriores.
    • Este grupo incluye el seguro de responsabilidad profesional, que ha sido creado para proteger al asegurado ante demandas por mala praxis.
  • Seguros de caución o fianza. Son pólizas que exigen, generalmente, los entes contratantes para garantizar el fiel cumplimiento de un pacto, obligación o contrato. De esta forma, la caución establece el fiador, juramento u otra medida. La caución consiste en un pago que se hace una sola vez. Generalmente, cubre contingencias y situaciones de necesidad establecidas en un contrato o pactos entre dos o más partes. Por ejemplo, caución para participar en un proceso de licitación/contratación, fianza laboral y la conocida fianza de cumplimiento del contrato.

3. Seguros de prestación de servicios.

La obligación de la compañía aseguradora con este tipo de seguros, se basa en la prestación de un servicio al asegurado.

  • Seguros de asistencia de viaje. Comprende la cobertura de varios riesgos de imprevistos que pueden ocurrir previo a la realización de un viaje o mientras éste se desarrolla.
  • Seguro de gastos funerarios, también denominado seguro de decesos. Está estructurado para cubrir los gastos que surgen con motivo del sepelio del asegurado. También, pueden estar incluidos los gastos por trámites y gestiones administrativas y judiciales, que deben ser realizados al momento del fallecimiento.
  • Seguros de defensa jurídica. El objeto de cobertura de estos seguros consiste en los servicios profesionales del derecho para la asistencia jurídica y extrajudicial. Especial mención merece el hecho que algunos seguros como el de automóviles, suelen incluir cláusulas de cobertura para atención médica y asistencia jurídica. Esencialmente, para cubrir las consecuencias del siniestro o accidente.

Dentro de cada tipología existe una enorme variedad de seguros. De tal forma, que cada persona o empresa deberá seleccionar el tipo de seguros que más se ajuste a sus necesidades.

InterHelper - Conociendo los diferentes Ramos de Seguros