Seguro de Transporte

Cuando se contrata un servicio de transporte, el prestador del servicio está obligado a trasladar a personas o cosas de un sitio a otro a un precio convenido. En cambio, en el contrato de seguro de transporte, el asegurador se compromete a indemnizar a asegurado por los daños sufridos. En particular, por daños a las mercancías, a personas, o al medio de transporte con motivo del traslado. Por su parte, el asegurado se compromete a pagar unas primas por dicha póliza o contrato.

El seguro de transporte se enmarca en los llamados aleatorios, ya que se basa en la probable ocurrencia de un evento fortuito, futuro e incierto, lo cual es llamado riesgo. En tal caso, se refiere a los daños que sufra la persona o cosa asegurada en ocasión del transporte.

Tipos de seguro de Transporte.

1. Seguro de transporte terrestre.

Es necesario distinguir el transporte de tipo mercantil, es decir, de mercancías, del transporte de personas y cosas no catalogadas como mercancías. En consecuencia, el seguro de transporte terrestre está diseñado para cubrir las mercancías transportadas, el medio utilizado y otros objetos complementarios. De esta manera, este seguro responde por los daños materiales que estas sufran producto del transporte.

Los daños materiales a que se hace referencia comprenden la pérdida así como las averías de las mercancías. Por tanto, en el caso de pérdida total, la indemnización cubrirá el precio que tengan las mercancías en el momento y lugar en que fueron cargadas. Igualmente, ampara los gastos incurridos en la entrega al transportista, incluyendo el costo del seguro, cuando este recae en el asegurado. Sin embargo, cuando las mercancías aseguradas son destinadas para la venta, esa indemnización se determinará con base en el valor que estas tendrían en el lugar de destino.

De igual forma, el seguro de transporte terrestre también abarca los gastos de salvamento. Por tanto garantiza la recuperación y reenvío de las mercaderías, excepto que se haya convenido de manera expresa lo contrario. En consecuencia, la aseguradora responderá por el almacén transitorio de las mercancías y la inmovilización de la unidad transportadora o su cambio durante el viaje. Todo ello, siempre y cuando los daños no hayan sido provocados por eventos excluidos en el contrato de seguro.

Respecto al retraso en la entrega, es cubierto por el seguro de responsabilidad civil del transportista, cuando dicho retraso constituye un riesgo que ocasione la pérdida de la mercancía. Por otra parte, el carácter temporal de la contratación de la cobertura puede ser de dos formas, por viaje o por tiempo determinado. En cualquier caso, la empresa aseguradora debe indemnizar los daños ocurridos durante la vigencia del contrato.

¿Cuándo comienza y cuándo termina la cobertura del seguro?

Generalmente, la cobertura del seguro de transporte inicia desde que son entregadas las mercancías al transportista en el punto de partida. Por otra parte, termina cuando las mismas son entregadas al destinatario en el punto final del recorrido. Sin embargo, esto es así, siempre que se realice la empresa dentro del plazo que haya sido acordado en la póliza. Sin embargo, puede pactarse una extensión cubriendo los riesgos sobre las mercancías, desde su salida de la bodega del cargador hasta su entrada al almacén del destinatario.

En el ámbito internacional se mencionan dos instrumentos que regulan este tipo de transporte:

a. Convenio de ordenación del transporte internacional de mercancías por ferrocarril de 9 de mayo de 1980.
b. Convenio de transporte internacional de mercancías por carretera, de Ginebra de 19 de mayo de 1956.

Riesgos más comunes vía terrestre.

  • Accidente ocasionado por un tercero o por el conductor.
  • Choque o vuelco del vehículo.
  • El descarrilamiento o desbarrancamiento del vehículo de transporte.
  • Distracción del conductor mientras está conduciendo.
  • Huracán, ciclón, huracán, tornado, rayo o incendio.
  • Inundaciones.
  • Los derrumbes, las caídas de árboles o postes.

2. Seguro de transporte marítimo

Esta póliza tiene por objeto amparar al asegurado de riesgos preestablecidos en el contrato, protegiéndolo de eventos que ocurran accidentalmente. Por ejemplo, tormenta marina, choque contra un islote, colisión con otro buque y el encallamiento. Igualmente, cubre los daños que sufra el cargamento por el agua de mar, excluyendo los causados por deterioro natural o por pérdidas inevitables. Sin embargo, debe destacarse que los riesgos en el mar son significativos e impredecibles.

También suelen ocurrir incidentes por varios motivos, tales como:

  • Que la carga se moje con agua de lluvia o de mar por estar descubierta.
  • Que se dañe por estar expuesta al sol por mucho tiempo.
  • Cualquier tipo de impactos o caídas que ocasionen daños a los contenedores, afectando la mercancía dentro de éstos.

Riesgos comunes vía marítima.

  • El embalaje deficiente o inadecuado. Provocando que la mercancía quede expuesta a cualquier riesgo.
  • El mal estibaje. Cuando la puesta de la carga en la embarcación se hace de manera inadecuada causando daños o averías en la mercancía.
  • La contaminación de la carga, aumento o pérdida de peso, La pérdida o aumento de peso causas, incluyendo daños por humedad. También cuentan los daños por fuego, acción de roedores, hurto, robo, averías en contenedores, pérdida por causas naturales o putrefacción.
  • Ámbito de cobertura del seguro de transporte marítimo.

Con este tipo de póliza pueden asegurarse los siguientes elementos:

  • Las embarcaciones, buques y demás artefactos navales, estén en construcción o en desguace.
  • El cargamento o carga.
  • Los fletes.
  • La responsabilidad civil inherente al ejercicio de la navegación.
  • También, pueden asegurarse otros intereses patrimoniales legítimos y que estén expuestos a los diversos riesgos de la navegación marítima.

3. Seguro de transporte de viajeros.

Generalmente, el transporte de viajeros está regulado de manera separada en función del tipo de transporte empleado. Es decir, si es terrestre, pro ferrocarril, aéreo o marítimo. De esta forma, en algunos países está regulado por ley el transporte de viajeros por mar, incluso existe un convenio internacional al respecto. En tal sentido, se cita el Convenio de Atenas de 13 de diciembre de 1974, sobre transporte de pasajeros y sus equipajes por mar. Igualmente, también existen regulaciones locales e internacionales que controlan o regulan el transporte de personas por otros medios (aéreo, terrestre o por ferrocarril).

De esta manera, esas regulaciones pueden aplicarse tanto en el ámbito público como el privado. De hecho, existen con la finalidad de resarcir a los viajeros o sus beneficiarios por daños corporales que sufran producto d en accidentes de transporte.

4. Seguro de transporte aéreo.

El seguro de transporte aéreo ha recibido varias denominaciones. Por ejemplo, seguro aeronáutico, aéreo, de aviación y de navegación aérea. Todos refieren a lo mismo. En particular, el tráfico o navegación aérea es el que mayor auge ha tomado en la actualidad respecto de los otros medios de transporte. En primer lugar, por tratarse de un transporte más rápido y seguro. Indudablemente, todo ello determina la importancia del seguro de transporte aéreo.

Entre los riesgos más notables en este medio de transporte, se encuentran los siguientes:

  • Los accidentes del avión, en tierra o en el aire.
  • Diferentes incidentes como los impactos de rayos, explosiones o incendio.

Es importante destacar que las mercancías transportadas en avión suelen ser declaradas pérdida total de producirse un accidente del avión.

5. Seguro de transporte fluvial.

En el mundo existen varios ríos de gran caudal que facilitan la navegación de ciertas embarcaciones o buques para el transporte de carga así como de pasajeros. En particular, este seguro de transporte no ha logrado desarrollarse comercialmente. No obstante, existen ríos con una alta actividad de buques de gran calado transportando enormes cargas. De esta manera, movilizan materias primas y otros bienes desde rio arriba hasta los respectivos puertos para su embarque hacia otros destinos.

Tipos de cobertura del seguro de transporte.

Las más utilizadas son:

  • Cobertura básica. Incluye derrumbamiento, vuelco, choques y accidentes por motivos naturales. Ejemplo, por efecto de ciclones, tornados, ciclones rayos, alud, aluvión y otros.
  • Cobertura básica más robo. Incluye la anterior más el robo aplicando violencia contra el transportista o a la mercancía, pudiendo generar su pérdida parcial o total.
  • Cobertura básica más robo más hurto. Adicionalmente a las anteriores, asegura las mercancías por pérdida de éstas, falta de entrega, colisión o rotura con otra mercancía, entre otros.
  • Cobertura adicional por desaparición. Aplica en el caso que el transporte lo realice otra persona o transportista, la cual es distinta e independiente del propietario.
  • Cobertura adicional de carga y descarga. Este es similar a la anterior, pero en este caso, es el propietario de la mercancía quien realiza el transporte.
  • Otras coberturas adicionales. Por ejemplo, exención de responsabilidad civil del contratista, desperfectos del equipo refrigerador de la mercancía, otros.

Exclusiones del seguro de transporte.

Por lo general, las mercancías son cubiertas con base en las estipulaciones pactadas en la póliza. Por tanto, lo que no esté expreso allí, queda excluido. Sin embargo, existen varias situaciones que eximen o liberan a las aseguradoras de abonar al asegurado cualquier indemnización. Las principales son:

  • Existen mercancías que pueden mermar o derramar de manera ordinaria, o perder volumen o peso normalmente. También incluye, el uso o degaste natural u ordinario de los productos o bienes asegurados.
  • Cuando el daño, la pérdida o el desgaste son imputables al asegurado por dolo o culpa directa.
  • Cuando las pérdidas o daños son causados por la naturaleza de los bienes asegurados o por vicio propio.
  • Los daños, las pérdidas o el desgaste causados por un inadecuado o insuficiente embalaje. Igualmente, por el acondicionamiento incorrecto de las mercancías los incidentes propios del transporte asegurado. En particular, si el embalaje lo ha hecho el asegurado o su personal previo a la vigencia del seguro de transporte.
  • Si la pérdida o daño son causados por demora, no obstante que ésta sea en ocasión de un riesgo asegurado.
  • En el caso que los daños o pérdidas sean producto del uso de dispositivos de fusión o fisión atómica o nuclear. También, por el uso de cualquier otra materia o fuerza radioactiva.
  • Daños o pérdidas por insolvencia, impago o incumplimiento de obligaciones financieras por parte del transportador o los dueños de la mercancía.
  • Cuando los daños o pérdidas sean generadas por actos realizados por autoridades competentes sobre el medio de transporte o sobre las mercancías. Por ejemplo, embargo y secuestro, decomiso, aprehensión y retención, entre otros.
InterHelper - Seguro de Transporte