Seguro de Robo

Mediante el seguro de robo la aseguradora se obliga a indemnizar al asegurado por daños ocasionados por robo o intento de robo. Por tanto, el seguro cubre los objetos asegurados ya sea por su desaparición, deterioro o destrucción. De esta forma, la cobertura de este seguro ampara los daños producidos por la comisión del delito (robo) en cualquier forma. En cualquier caso, se trata de la sustracción ilegítima o ilegal de las cosas aseguradas por parte de terceros.

Características principales del seguro de robo.

La sustracción ilegítima de la cosa asegurada debe ser comunicada adecuada y oportunamente. Por tanto, desde ese momento y si el objeto asegurado ha sido recuperado, pueden observarse estas características:

a. En el caso que el objeto ha sido recuperado antes del plazo que señala la póliza, el asegurado está obligado a recibirlo. Sin embargo, la póliza puede reconocer expresamente que el asegurado entregue el objeto al asegurador y cobrar la respectiva indemnización.
b. También puede ocurrir que la cosa asegurada sea recuperado vencido el plazo pactado, pagándose la indemnización que corresponda. En tal caso, el asegurado puede conservar la indemnización recibida y entregar la propiedad del objeto al asegurador. También tiene la opción de comprar de nuevo el objeto el asegurado, utilizando la indemnización para ello.

Excepciones más comunes al seguro de robo.

Existen algunas situaciones en la que, por la característica de las causas, el asegurador no está obligado a indemnizar los daños producto del siniestro. Entre estas causas se encuentran las siguientes:

  • Cuando se compruebe que el siniestro fue causado por negligencia grave del asegurado. Igualmente, si el mismo ha sido provocado el tomador de la póliza o por las personas responsables de la cosa asegurada.
  • Otro evento que exime al asegurado de la indemnización refiere a cuando el objeto asegurado haya sido sacado fuera del lugar expresado en la póliza. También, la sustracción del lugar puede ser por motivo de su transporte. Sin embargo, si estas circunstancias, inicialmente fueron aprobadas expresamente por la empresa aseguradora.
  • De igual forma, si la sustracción ilegal de los objetos asegurados han sido producto de riesgos extraordinarios no previstos en el contrato de seguro.

El robo es una transgresión que presenta varios matices, destacando que todos ocurren en contra de la voluntad de la persona asegurada. Así pueden enumerarse los siguientes:

1. El robo.

Se cataloga como robo la acción de sustraer de manera ilegítima los objetos asegurados, utilizando la fuerza o violencia sobre éstos. También se considera el forzado de puertas y/o ventanas si el local o la vivienda se encuentran cerrados. Entre las acciones violentas que el ladrón suele realizar, pueden citarse las siguientes:

  • Escalar o romper el suelo, la pared o el techo.
  • Forzar o romper las cerraduras de puertas y muebles.
  • Utilizar llaves falsas.
  • Inutilizar alarmas.

2. La expoliación o el atraco.

En este caso la sustracción ilegítima de las cosas aseguradas es realizada con intimidación sobre las personas que las vigilan o custodian.

3. El Hurto.

Bajo este escenario, la sustracción de los bienes asegurados ocurre sin violencia sobre las cosas o instalaciones, y sin intimidaciones sobre persona. Igualmente, el hurto puede ocurrir producto de la negligencia o descuido del asegurado o de las personas que custodian los objetos. Por ejemplo, el dejar la puerta abierta, lo que no amerita ninguna acción violenta.

4. El fraude o infidelidad.

En particular, responde a la pérdida de confianza entre personas, fundamentalmente entre asalariados y empleadores. De esta manera, estos últimos cometen fraude apropiándose indebidamente de dinero, valores así como otros bienes, mientras desempeñan sus cargos.

Objetos que pueden protegerse con el seguro de robo en hogar.

  • Robo de objetos de joyería u orfebrería.
  • Objetos de valor especial como equipos electrodomésticos, cámaras, equipos de música, equipos de televisión, aparatos electrónicos y otros.

Al momento de contratar el seguro de robo hogar, generalmente se hace en la póliza una declaración precisa de los objetos a asegurar. Igualmente, se indica el valor de éstos. También es posible declarar de manera progresiva los bienes que van adquiriéndose posteriormente, procediendo a incluirlos en la póliza. Por tanto, se recomienda al asegurado guardar todas las facturas de compra, que servirán de soporte para exigir la indemnización al asegurador.

Cabe destacar, que la prima del seguro puede reducir en su costo si se cuenta con sistemas de seguridad. Por ejemplo, puertas blindadas, rejas o barrotes en ventanas, alarmas, circuito de vigilancia por cámaras, cierre de seguridad, caja fuerte, otros.

Tanto el seguro de robo en hogar o en locales comerciales o industriales, contemplan dos limitaciones específicas a la cobertura. Estas son:

  • No se cubre el robo de objetos que tengan dispositivos de alarma u otro sistema de seguridad, cuando estos se encuentren desconectados.
  • Tampoco cubre robo de bienes que ubicados en espacios abiertos, como jardines, terrazas, trasteros, balcones y otros espacios sin seguridad alguna.

Otras consideraciones sobre las modalidades del seguro de robo.

Existen diferentes seguros de robo en algunos países, pudiendo citar los siguientes:

  • Seguro de robo que nos cubre cuando estamos circulando por la calle.
  • Cobertura de robo cuando nos encontramos de vacaciones.
  • El robo de cosas dentro del vehículo.
  • Seguro de robo de comercios que cubren el robo de dinero efectivo que tengan los clientes mientras permanecen en el establecimiento. En este caso, las empresas aseguradoras suelen fijar ciertos límites.
  • Seguro de robo que cubren tanto al titular de la póliza como a toda su familia, siempre y cuando convivan en el mismo hogar.
  • Existe un tipo de seguro que si el asegurado no cuenta con ciertas medidas o dispositivos de seguridad, la empresa no se hace responsable por nada.

Tal como dice una frase muy popular “más vale prevenir que lamentar”. Por lo tanto, contar con un seguro de robo para el hogar o el negocio, ayuda a enfrentar situaciones indeseables. En consecuencia, es importante detenerse a pensar en la inversión que hacemos en todos los bienes muebles que adquirimos. Especialmente, éstos son necesarios para el bienestar del grupo familiar, en el caso del hogar. Mientras que, en los negocios son muy útiles para desarrollar sus actividades.

Por esta razón, es importante contratar un seguro de robo que garantice una indemnización adecuada que permita la reposición de los objetos asegurados. De esta manera, el asegurado no tiene necesidad de efectuar nuevos desembolsos para adquirir esos objetos nuevamente.

InterHelper - Seguro de Robo o Hurto