Seguro de Incendios

El riesgo de que ocurra un incendio está presente en muchos de los ámbitos en que nos desenvolvemos. De esta forma, puede suceder en el hogar, en el trabajo, en la planta o en el automóvil. También, se mencionan los incendios en barcos, trenes, ferrocarriles, aviones, incluyendo los forestales. De hecho, ocasionan severos daños a personas y cosas, generando pérdidas humanas y materiales, referidas de importante valor económico y natural. Por tanto, contar con un seguro de incendios es muy importante tanto para las personas como para las empresas.

¿Qué se entiende por incendio?

Dentro de la industria aseguradora, se concibe por incendio la ignición y abrasamiento con llamas, de algún objeto u objetos. En particular, si su uso no era ser quemados en el momento y lugar en que se produce el mismo. Por lo que, el seguro de incendios obliga al asegurador a indemnizar por los daños derivados del incendio sobre el objeto o inmueble asegurado.

¿Qué cubre el seguro de incendios?

La cobertura de este seguro se extenderá solamente a todo los objetos que hayan sido descritos expresamente en la póliza. Por ejemplo, si es un seguro para proteger bienes muebles, su cobertura amparará los daños generados por el incendio en esas cosas. Por lo general, éstas son cosas de uso diario del asegurado, junto a su familia y dependientes que convivan con él.

Como buena parte de los tipos de seguros, el seguro de incendio suele establecer exclusiones, en este caso, de cosas no cubiertas, entre ellas, las siguientes:

  • Valores mobiliarios públicos o privados.
  • Efectos de comercio.
  • Billetes de Banco.
  • Piedras y metales preciosos.
  • Objetos artísticos.
  • Cualquier otro objeto de valor que se encuentre en el objeto asegurado.

Los objetos que se encuentren fuera del lugar descrito en la póliza quedan excluidos de la cobertura, excepto que, el traslado haya sido comunicado y previamente por escrito y el asegurador esté conforme.

Sin embargo, pueden existir pactos expresos entre las partes para cubrir algunos de esos elementos.

¿Bajo qué condición la aseguradora está obligada a indemnizar?

El requisito fundamental para que la aseguradora esté obligada a indemnizar los daños producto del incendio, es que éste sea originado por las siguientes causas:

  • Caso fortuito.
  • Por acción de extraños (vandalismo).
  • Por negligencia del asegurado o de las personas bajo su responsabilidad.

Y, ¿En qué situación el asegurador no estará obligado a pagar?

La empresa aseguradora podrá negarse a indemnizar los daños producidos por el incendio cuando el mismo sea provocado de manera dolosa por el asegurado. También puede eximirse del pago cuando se compruebe que el incendio fue generado por culpa grave del mismo.
El seguro de incendios y los daños a indemnizar.

Son variados los daños que pueden ser indemnizados, siendo unos obligatorios por la legislación en cada país, y otros lo que se acuerden en la póliza. De esta forma, todos los daños y pérdidas producidos por acción directa del fuego son indemnizados por el asegurador. Igualmente, los daños producidos como consecuencias propias del incendio. En consecuencia, serán indemnizados los siguientes:

  • Los daños en ocasión de todas las medidas requeridas y adoptadas por el asegurado o por las autoridades para cortar, extinguir o impedir el incendio. Sin embargo, si en la póliza se ha convenido lo contrario, entonces la indemnización no procede.
  • Aquellos gastos en que incurra el asegurado en el transporte de las cosas u objetos asegurados o por cualquier otra acción tomada a fin de salvarlos del fuego.
  • Los deterioros o imperfecciones que los objetos salvados sufran debido a las circunstancias mencionadas en las dos anteriores.
  • El importe o valor de las cosas desaparecidas, para lo cual se requiere que el asegurado certifique o documente la preexistencia de las mismas. De igual forma, hasta tanto la empresa aseguradora compruebe que han sido robados o hurtados.
  • Y cualquier otro daño que haya sido contemplado expresamente en la póliza del seguro de incendios.

Cuando se trata del seguro de incendios, debe resaltarse que es el seguro de daños más completo cuando se quiere cubrir la vivienda u oficina. En consecuencia, veamos las modalidades de éste y sus características más relevantes:

a. Seguro de incendios en copropiedad.

En varios países existe, por ley, la obligatoriedad de contratar dos seguros. Estos son, el seguro de Responsabilidad Civil de Vehículos y el de Incendio de Copropiedad Inmobiliaria. Básicamente, este tipo de propiedad se refiere a condominios conformados por inmuebles divididos, sobre los cuales los propietarios tienen dominio exclusivo. Igualmente mantienen bienes que son propiedad común de todos los copropietarios.

De igual manera, los condominios pueden estar compuestos por:

  • Viviendas.
  • Locales comerciales.
  • Bodegas.
  • Oficinas.
  • Estacionamientos.
  • Locales y establecimiento industriales.

En los países donde el seguro de incendios de copropiedades inmobiliarias es obligatorio, el propietario de cada unidad de contratar el seguro contra riesgo de incendio. Igualmente, deben incluirse en la póliza los bienes comunes, distribuyendo la proporción que corresponda a cada propietario.

b. Seguro de incendios asociado a créditos hipotecarios.

Los créditos hipotecarios suelen tener como requisito para el solicitante del mismo, la contratación de un seguro de incendio y el de desgravamen. Generalmente, es la institución financiera que concede el préstamo la que lidera el proceso de licitación para la contratación de los dos seguros. El seguro de desgravamen cubre al asegurado titular de crédito para pagar la deuda al ente prestamista, el saldo que resta de deuda, en caso de fallecer o sufrir invalidez.

Este tipo de seguro puede ser individual o colectivo y es de carácter voluntario. Esto es, que el beneficiario de un crédito hipotecario tiene la libertad para contratar esos seguros con la empresa que así lo desee. No obstante, la prima que ofrece la aseguradora propuesta por la institución prestamista es la menos costosa.

Otra característica de este seguro es que en las reglamentaciones de dicha licitación, es la inclusión de algunos adicionales. Por ejemplo, el sismo y la salida de mar que este pueda ocasionar, así como los riesgos de inhabitabilidad y la posible remoción de escombros.

Exclusiones más comunes del seguro de incendios.

Por lo general se excluyen:

  • Daños por combustión espontánea.
  • Incendios provocados por sismos, erupción volcánica, maremoto, inundación, huracán y otros fenómenos naturales.
  • También se excluyen incendios por actos que califiquen como guerras civiles, terrorismo, o algo que se le parezca.
  • Igualmente no se incluye cualquier incendio que haya sido causado de manera intencional por el asegurado o por el beneficiario.

Sin embargo, las exclusiones, previo acuerdo entre asegurador y asegurado, pueden ser anuladas pasando a integrar la cobertura mediante cláusulas adicionales. Por tanto, el asegurado deberá pagar un costo mayor al de la póliza básica. Por ejemplo, el caso mencionado anteriormente referido al riesgo de sismos y los daños producidos como consecuencia de ellos.

Con el seguro de incendios, las personas pueden salvaguardar sus bienes muebles y sus bienes inmuebles. Por tanto, si cuenta con él pueden recuperar sus cosas que representan un acumulo de pequeñas y medianas inversiones en objetos. Objetos que son necesarios para desarrollas sus actividades cotidianas en sus vidas y reponerlas, les costará importantes sumas de dinero.

InterHelper - Seguro de Incendios