Seguro de Dependencia

Una considerable cantidad de personas al llegar una determinada edad, al sufrir un accidente o padecer una grave enfermedad. Por tanto, se recomienda contar con un seguro de dependencia. Principalmente, este seguro brinda al asegurado protección ante las necesidades por sufrir limitaciones físicas o mentales, permitiéndole realizar sus actividades básicas diarias.

Merece especial mención aclarar que el seguro de dependencia no es, de ninguna manera, un seguro para discapacitados. En el primer caso, abarca a personas discapacitadas, incluyendo también a las que por enfermedad o accidente quedan inválidos permanentemente. Mientras que, en el segundo caso, de los discapacitados mentales o físicos, están regidos por normas y regulaciones totalmente distintas.

El seguro para discapacitados, está dirigido a personas que nacieron con ciertas discapacidades y que, además, no dependen totalmente de otra persona. Mientras que, en el seguro de dependencia, la discapacidad ha sido adquirida por accidente o enfermedad. Además, la persona en cuestión no puede valerse por sí misma, necesitando en todo momento el apoyo de una tercera persona.

¿Qué es dependencia?

Es una condición de la persona en la que pierde su autonomía. Es decir, ve disminuida la capacidad de controlar sus propias decisiones sin la ayuda de terceras personas. En otras palabras, la persona llega a un estado en el que pierde sus capacidades físicas o psicológicas. Esta pérdida puede ser producto de un accidente, enfermedad o el propio envejecimiento. De esta forma, la misma puede ser parcial o total. Por tanto, necesitará en mayor o menor proporción, la ayuda de otra u otras personas.

En algunos países se han dictado legislaciones al respecto. De hecho, establecen que todos deben tener la oportunidad de realizar sus vidas independientemente o con la ayuda de otros.

Grados de Dependencia.

Los tipos de dependencia  que se han identificado obedecen al nivel o grado de la misma. De esta forma, tenemos:

1. Dependencia grado III o Gran dependencia.

La persona dependiente tiene la necesidad de que otra le ayude a realizar sus actividades por más de tres veces al día. De hecho, si la persona presenta pérdida total de su autonomía, requerirá entonces del apoyo de un cuidador de manera permanente.

2. Dependencia grado II o Dependencia severa.

Esta refiere a la situación en que la persona no necesita el apoyo total de un cuidador. En cambio, si necesita de su ayuda para poder ejecutar varias de sus tareas dos o tres veces al día.

3. Dependencia grado I o Dependencia moderada.

En este caso, la pérdida de autonomía de la persona amerita de apoyo para sus actividades diarias al menos una vez al día.

El seguro de dependencia se hace efectivo una vez ocurrido el accidente o alguna otra causa que genere la dependencia. Por tanto, debe hacerse una comprobación para la recepción de los documentos que certifiquen la condición de dependiente. De esta forma, la aseguradora procederá a encargarse de todo. En consecuencia, la empresa de seguros puede cumplir con los distintos servicios que el asegurado requiera. Por ejemplo, proveer la persona que lo ayude en el hogar. También, podrá aportar a la familia un capital para que lo destinen a cubrir las necesidades que tenga la persona.

Cuando el aporte sea monetario, el mismo puede ser usado para comprar materiales o accesorios imprescindibles en el cuidado del enfermo. Por ello, la importancia de contar con un seguro de dependencia, caso contrario, la familia sufrirá el rigor de fuertes costos económicos.
Coberturas de un seguro de dependencia.

Estos seguros contemplan como cobertura principal indemnizando con una renta o monto, normalmente dirigidas a los dependientes grado II y III. No obstante, varias empresas aseguradoras adicionan otras coberturas orientadas a la asistencia directa al enfermo. Veamos entonces los siguientes elementos.

a. Indemnización.

El monto de la indemnización variará de acuerdo al nivel de dependencia que la persona tenga realmente. Mientras mayor sea este nivel, mayor será la indemnización a recibir por el asegurado. De hecho, si el grado de dependencia es más alto, el asegurado enfermo tendrá que afrontar mayores gastos. Por otra parte, al momento de contratar el seguro de dependencia, la persona puede decidir si quiere recibir la indemnización. Esto es, en un pago único de capital o en forma de renta periódica vitalicia.

b. Asistencia Familiar.

Esta garantía suele ser ofrecida por las aseguradoras como un adicional a la indemnización. En particular, esta cobertura puede abarcar a los dependientes grado I o los pre-dependientes. De igual forma, pueden ser incluidos los padres, hijos o cónyuges del asegurado dependiente.
La asistencia familiar comprende varias ayudas como las siguientes:

La tele asistencia.

El uso de esta cobertura es ilimitado brinda las siguientes prestaciones:

  • Servicio de información para los familiares.
  • Atención al asegurado para atender posibles urgencias que surjan.
  • Servicio de orientación y apoyo.
  • Recordatorio para la toma de medicamentos y cumplimiento de tratamiento médico.
  • Seguimiento del asegurado de manera personalizada.
  • Otros avisos e información de importancia.

b. El asesoramiento telefónico

Con esta cobertura se proporciona atención telefónica al asegurado mismo así como a sus familiares. De esta forma, reciben el apoyo para resolver  dudas acerca de temas sociales, nutricionales, asuntos médicos, jurídicos y psicológicos.

c. Asistencia o ayuda a domicilio.

Mediante esta facilidad, el asegurado puede requerir a la aseguradora que le envíe al domicilio una persona para que le ayude. Especialmente, para brindarle el soporte adecuado en la realización de sus tareas rutinarias.

Dentro de estas actividades se mencionan:

  • Servir de acompañante para acudir a las visitas médicas.
  • Para los cuidados físicos y demás atención personal.
  • Para la limpieza y cuidados del hogar.
  • Asistencia o vigilancia nocturna por profesionales o de una persona que le ayude a movilizarse en sus espacios del hogar. También para cumplir otros tratamiento que requiera el asegurado.
  • Para otras circunstancias en beneficio del dependiente.

Todavía en la actualidad, son pocas las empresas aseguradoras que ofrecen el seguro de dependencia. Sin embargo, se aconseja consultar con los expertos todo lo relacionado con este tipo de seguro. Además, verificar si este tipo de cobertura puede contratarse como adicional a un seguro de vida. También, como complemento de un plan de pensiones bajo la forma de un seguro colectivo. De igual forma, compruebe cuáles son las mejores compañías con los mejores ofrecimientos.

InterHelper - Seguro de Dependencia