Seguro de Automóviles

El seguro de automóviles, principalmente, tiene la finalidad de indemnizar o reparar los daños que se produzcan en el vehículo asegurado y el de terceros. De hecho, es un contrato de seguro que protege al propietario del automóvil de los gastos con motivo de su uso. De esta forma, este tipo de póliza permite cubrir los riesgos que se pueden producir mientras se conduce vehículos. Sin embargo, se presentan situaciones en las que no necesariamente el vehículo está siendo conducido, como es el hurto del mismo. Indudablemente, es una modalidad de seguro muy utilizada en la mayoría de los países.

Principales coberturas del seguro de automóviles.

Son variadas las pólizas de seguro de automóviles que ofrecen las diversas compañías. De esta forma, las mismas pueden agrupar dos o más seguros a la vez, dependiendo del tipo de cobertura que incluyan. Por tanto, las coberturas se clasifican con base en qué o en quién resulta afectado por el siniestro. Así tenemos:

a. Contrato de seguro con cobertura sobre las personas.

En este grupo se encuentran:

  • Seguro del conductor.
  • La responsabilidad civil obligatoria y/o voluntaria.
  • La asistencia en viaje.
  • La defensa jurídica.

b. Contrato de seguro con cobertura para el automóvil.

  • Seguro contra robo.
  • Seguro contra incendio.
  • Cobertura de vidrios.
  • Cobertura de daños propios.

c. Contrato de seguros con coberturas complementarias o suplementarias.

  • Cobertura de grandes daños.
  • Defensa de multas.
  • Préstamo de reparación.
  • Vehículo de sustitución.
  • Retirada del carnet de conducir.

Tipos de póliza de seguro de automóviles.

Con intención de clasificar los tipos de seguro de automóviles, las empresas crearon denominaciones generales para señalar cuatro grupos. De esta forma, las compañías aseguradoras facilitan la comercialización de las pólizas. Estos grupos son:

1. Seguro de Automóviles a terceros.

Básicamente, esta póliza comprende el seguro de responsabilidad civil que, generalmente, es obligatorio en muchos países. Igualmente, es incluido en todas los contratos de seguro de automóviles. Principalmente, cubre los daños materiales o lesiones personales que el conductor pueda causar a terceros ante un siniestro.

Adicionalmente, este seguro suele ser ampliado con tres más:

a. Un seguro de responsabilidad civil voluntaria o suplementaria.
b. El seguro de defensa jurídica para el asegurado.
c. El seguro del conductor.

2. Seguro de vehículos a terceros ampliado.

Esencialmente este seguro de automóviles ofrece la misma cobertura básica de; seguro de vehículos a terceros, pudiendo contratar coberturas adicionales. Por ejemplo, incendio, robo, vidrios (parabrisas o lunas), entre otros. Sin duda alguna, todo ello de acuerdo a las necesidades del asegurado.

3. Seguro de automóviles a todo riesgo.

Este seguro comprende las coberturas de los dos anteriores, incluyendo una cobertura llamada daños propios. Con esta última, se amparan daños a personas y a cosas tanto a terceros como los pasajeros del vehículo causante del siniestro.

De cualquier manera, este tipo de póliza es la más completa y también la más costosa. Básicamente, porque abarca todas las modalidades de cobertura que existen. Por consiguiente, este seguro cubre desde los daños más pequeños o menores hasta los siniestros mayores o más graves. De esta forma, entre los primeros cuentan los golpes y ralladuras y, en los segundos, la pérdida total del vehículo.

4. Seguro de vehículos a todo riesgo con franquicia.

Por lo general, este seguro de automóviles es uno de los menos costosos que se ofrecen en el mercado. Primeramente, porque la responsabilidad de la cobertura es compartida entre la aseguradora y el asegurado. Por tanto, el asegurado establece una franquicia determinada a la que se le aplica la cobertura de daños propios. Por consiguiente, la empresa de seguros, sólo pagará el monto que resulte de restar la franquicia al valor total del siniestro.

La franquicia es lo que algunos han denominado “deducible”. Se trata de un monto base mínimo que el asegurado está dispuesto a cubrir en cada siniestro. Por ejemplo, si la franquicia establecida es 500.000 unidades monetarias y el siniestro fue valorado en 3.000.000, entonces la aseguradora pagará 2.500.000

Beneficios de un buen seguro de automóviles.

Contar con un seguro de vehículo tiene sus beneficios, los cuales, generalmente, son comunes entre las empresas de seguros. Sin embargo, su calidad dependerá de la póliza y del nivel de servicios que prestan las mismas. De igual forma, estará determinada dicha calidad dependiendo del país donde estas operan.

Entre los principales beneficios se mencionan:

  1. La tarifa es garantizada durante un año. El precio de la póliza que se haya convenido se mantiene durante un año.
  2. La cobertura es inmediata. El vehículo queda amparado o cubierto desde el mismo momento en que el asegurado adquiere la póliza.
  3. Ofrecen opciones de pago convenientes. Para adquirir un seguro de automóviles, la empresa aseguradora ofrece varias formas de pago. Por ejemplo, en efectivo, usando tarjeta de débito automático o tarjeta de crédito. También, optan por ofrecer bajo la figura de crédito, con pago de una cuota inicial y el resto en cuotas con o sin recargo de intereses.
  4. La cobertura de alquiler de otro vehículo. En caso de tener un accidente donde el automóvil asegurado necesita ser reparado, el titular de la póliza podrá usar un vehículo de alquiler pagando una tarifa reducida.
  5. Cobertura de; carro nuevo. Existen aseguradoras que contemplan la indemnización de entregar al asegurado un vehículo nuevo, bajo condiciones específicas. Por ejemplo, que la antigüedad del automóvil asegurado sea inferior a un año y que, producto del accidente, el mismo resulte en pérdida total.
  6. Disponibilidad de talleres automotrices de confianza. Generalmente, las compañías de seguros ofrecen a sus asegurados varios talleres autorizados pudiendo elegir uno para reparar el vehículo.
  7. La garantía de las reparaciones. Cualquier reparación hecha sobre el auto del asegurado en talleres autorizados, gozan de garantía por un lapso de tiempo preestablecido.
  8. La denuncia exprés. En el caso de daños menores, no hace falta la presentación de informes de las autoridades policiales o de tránsito. Por ejemplo, rotura de luces o luminarias, cristales y parabrisas; rayones y golpes menores; robo de espejos, rotura de vidrios, entre otros.
  9. Las reparaciones a domicilio. Este tipo de beneficio procede en caso de daños menores, tales como daños en parabrisas o vidrios, hurto de accesorios y de neumáticos (llantas), y otros. Por tanto, la empresa aseguradora enviará a la residencia del asegurado, un técnico que realizará la reparación o el cambio del accesorio o parte afectados.
  10. La pérdida total. Cuando el automóvil sufre daños mayores producto del siniestro, puede ser declarado como pérdida total. Básicamente, las compañías aseguradoras fijan una proporción entre el valor del siniestro y la suma asegurada o su valor comercial. Por ejemplo, en algunos casos ese valor es del 70% o del 75%.

Un automóvil es un activo que dentro del total de posesiones de las personas, tiene un valor significativo, especialmente por su utilidad. De hecho, adquirirlo representa una importante inversión por parte del comprador. Adicionalmente, tanto el automóvil como su propietario están expuestos a numerosos riegos que pueden ser mitigados si se cuenta con buen seguro de automóviles.

InterHelper - Seguro de Automóviles o Vehículos