Los seguros para empresas y su importancia

Los seguros para empresa son muy importantes, en virtud de los innumerables e increíbles riesgos a los que están expuestas. Sin embargo, hasta algunos grandes y medianos empresarios descuidan la protección de su patrimonio que ha costado mucho esfuerzo y dinero. Básicamente, y por distintas razones, consideran que es un gasto innecesario, olvidando o ignorando que es deducible de impuestos.

Para que una empresa sea exitosa debe planificar anticipadamente, identificar oportunidades, desarrollar nuevos productos y fomentar la cartera de clientes, entre otros. Por otra parte, deben garantizar la protección de sus materias primas, mercadería, inventarios, infraestructura, maquinaria y, especialmente el recurso humano. De igual forma, son muchos los riesgos a los cuales se puede enfrentar una empresa durante el desarrollo de sus actividades. Por ejemplo, robo intelectual, problemas en las relaciones mercantiles, incidentes al personal, daños dolosos y otros.

De tal manera, que contar en materia de seguros, con el mejor respaldo y soporte, se ha vuelto imprescindible e importante. De hecho, la empresa que anticipe inconvenientes y prevea en su presupuesto comprar un seguro, estará en capacidad de responder mañana oportunamente. Por tanto, sin importar su tamaño, es importante asesorarse y buscar las pólizas más ajustadas a las personas y a la empresa. De esta manera, ambos estarán protegidos todo el tiempo, garantizando la continuidad de las operaciones del negocio.

Principales seguros para empresas.

1. Póliza de dueño de empresa.

Este seguro cubre a la propiedad contra el viento, el fuego, robo y otros. También, la responsabilidad civil orientada a proteger a una persona en la empresa, de lesiones en ocasión de su actividad. Igualmente, se cubre el riesgo de paralización del negocio y, en ciertos casos la cobertura incluye otros accidentes.

2. El seguro de daños a la propiedad, inmueble o establecimiento.

Protege al inmueble o infraestructura física frente a daños. Principalmente, ocasionados por tormentas de viento o eléctricas, robos, incendios o por el peso de la nieve en el techo. Generalmente, se excluyen los daños originados por huracanes, terremotos y el desgaste normal por uso.

3. Seguro para vehículos a motor de uso comercial de la empresa.

En este caso, los vehículos propiedad de la empresa suelen ser operados dentro de sus instalaciones o fuera de ellas. De esta forma, algunas pólizas los cubren fuera de la empresa y no al contenido como mercaderías, artículos de valor y muestras. Por tanto, es importante aclarar esos términos en el contrato. Esencialmente, debería protegerse a dichos activos dentro y fuera de la empresa así como los contenidos que usualmente transporta.

4. Seguro colectivo de accidentes personales.

Con este seguro, al igual que el individual de accidentes, se cubren las lesiones que sufra cada trabajador. Especialmente, por accidentes que ocurran en su ambiente laboral o mientras realice actividades en nombre de la empresa o patrono. Por ejemplo, la cobertura puede amparar los viajes de negocios o de trabajo y los viales para recibir adiestramiento.

Igualmente, algunas empresas contratan esta póliza para cubrir no sólo los accidentes laborales sino también los personales fuera de la empresa. Evidentemente, las condiciones y demás convenciones en el seguro colectivo varían. Primeramente, por tratarse de un grueso número de personas, por tanto las primas a pagar son distintas, dependiendo de los riesgos.

5. Seguros de descuentos por nómina.

Las aseguradoras ofrecen seguros integrales para los trabajadores de las empresas, que en colectivo pueden beneficiarse con primas menos costosas. De esta manera, algunas empresas optan por asumir parte de ese costo, descontando por nómina al trabajador su respectiva porción. Por tanto, la empresa es responsable de enterar el pago a la compañía aseguradora, de manera periódica acordada previamente.

Con esta modalidad, las aseguradoras ofrecen a las empresas privadas facilidades para que sus trabajadores puedan adquirir seguros individuales. De esta forma, obtendrán protección para ellos y su grupo familiar, sin tener que incurrir en grandes erogaciones de dinero.

Tipos de riesgos que debe asegurar la empresa.

Son dos tipos de riesgos a los que se expone las empresas, debiendo asegurarse para protegerse ante ellos. Así tenemos:

  1. Los riesgos personales: comprende los accidentes del personal en ocasión del trabajo y las enfermedades del personal.
  2. Patrimoniales: abarca los daños o pérdidas por siniestros que pueden afectar la infraestructura y equipos o maquinarias de la empresa.

Los seguros para las personas.

La legislación laboral o “del trabajo” de varios países obliga a las empresas a asegurar a sus trabajadores con algunas pólizas. Por ejemplo, salud, vida y de accidentes personales. Adicionalmente, las empresas tienen la libertad de agregar otros seguros que beneficien a sus empleados.

a. El seguro de vida para los trabajadores.

Como se mencionó, existen legislaciones que señalan a las empresas contratar algunos seguros para el personal. En consecuencia, el seguro de vida colectivo es uno de ellos, estableciendo un  mínimo de antigüedad en la organización. Sin embargo, algunas empresas privadas contratan este seguro teniendo como requisito un mínimo de antigüedad de tres meses.

Atendiendo la obligación que impone la ley, en algunos países se cuenta con, sistemas privados de salud. En países como Perú y Colombia, están las Empresas Prestadoras de Salud (EPS), que pueden o no estar subsidiadas por el Estado. Igualmente, en otros países existen las llamadas Empresas de Medicina Pre pagada. Adicionalmente, están las compañías aseguradoras privadas que ofrecen una gama de pólizas y coberturas.

Los seguros para las empresas.

En este campo existen varios seguros de acuerdo al tipo de empresa, su naturaleza y complejidad. Entre los más frecuentes se enumeran los siguientes:

a. Seguro contra siniestros.

La empresa puede asegurarse para cubrir los riesgos de daños que pueden ser producidos por vandalismo, huelgas, terremotos, incendios y terrorismo. De igual forma, por lluvia con inundación, conmoción civil e impactos por vehículos automotores entre otros.

b. Seguro contra robos o hurtos.

Los bienes como activos fijos y los equipos de oficina (electrónicos, computación), y el dinero, son propensos al robo o hurto. Por tanto, es importante que la empresa los asegure para cubrir estos riesgos.

c. Seguro para el transporte de mercaderías.

Las empresas suelen transportar mercancías y equipos por vía terrestre, aérea, marítima, lacustre o fluvial. También, es común el movimiento de mercaderías localmente para cumplir con el despacho a los clientes. Por tanto, es importante que la empresa las asegure ante incidentes como robo, accidente de la unidad transportadora o hundimiento. Igualmente, este seguro puede cubrir los riesgos en caso de importación o exportación de mercancías.

d. Seguro para vehículos automotores.

Al igual que las mercaderías y la infraestructura, los automóviles de la empresa con sus accesorios pueden asegurarse contra ciertos riesgos. Por ejemplo, accidentes de tránsito, vuelco, robo, incendio, siniestros de la naturaleza y riesgos políticos. Además, la cobertura puede incluir responsabilidad civil para responder a terceros y ocupantes, con base a las condiciones de la póliza.

e. Seguro de responsabilidad civil.

Las actividades normales de los negocios pueden provocar accidentes que derivan en daños a personas o cosas. De hecho, en muchos de esos accidentes, la empresa es civilmente responsable, de allí la importancia de contratar estos seguros. Generalmente, este tipo de seguros tienen un límite en la cobertura que ofrecen.

En general, la contratación de seguros empresariales obedece a dos razones fundamentales. La primera, obligada por la legislación en varios países, mientras que la segunda, responde más a la prudencia del emprendedor o empresario. En cualquier caso, el objetivo es cubrir las diferentes contingencias o riesgos graves que amenazan a toda empresa. En consecuencia, es muy importante considerar el seguro como un elemento importante del presupuesto de la empresa. Especialmente, si el negocio aspira perdurar en el tiempo y no cerrar sus puertas en sus primeros años de existencia.

InterHelper - Los seguros para empresas y su importancia