Cuales son los Riesgos de no estar Asegurado?

Los riesgos siempre están y estarán presentes en la vida de las personas y en el que hacer de las empresas. Por lo que los mismos pueden ser cubiertos con las pólizas de seguro adecuadas para cada necesidad.

Muchas personas piensan que tienen excelente salud y muchos años de vida por delante, considerando que estar asegurado no es su prioridad. Igualmente ocurre con algunas empresas que creen contar con la suficiente protección ante cualquier riesgo posible. Aseguran tener todos los recursos financieros, humanos, de procedimientos, sistemas y de infraestructura, para atender situaciones inesperadas que puedan presentarse. En cualquier caso, ambas apreciaciones constituyen un error del que se percatarán en el momento menos imaginado.
En el caso de una persona:

  1. Si considera que el salario contribuye de manera significativa para cubrir todos los gastos mensuales del hogar y con holgura.
  2. Si quiere que su familia esté protegida ante un posible accidente, que puede incapacitarlo o, en último caso, que fallezca repentinamente.
  3. Si quiere que sus seres queridos gocen de estabilidad económica para saldar la hipoteca de la casa. Igualmente, que tengan suficiente dinero para que los hijos puedan seguir estudiando. Además, si quiere que su familia pueda seguir pagando los gastos médicos por enfermedades.
  4. Si tiene a su cargo a sus propios padres o si tiene algún hijo en condiciones especiales que ameritará cuidados permanentes en toda su vida. 

Entonces, es el momento en que esta persona revise su opinión de no necesitar estar asegurado. De hecho, las cuatro situaciones planteadas permiten visualizar algunos de los riesgos de no estar asegurado.

Siguiendo con las personas, es importante tener en cuenta que la vida evoluciona en etapas con sus respectivas y particulares necesidades. Por tanto, cada una de esas etapas puede impactar considerablemente, su situación económica y necesidades, afectando su futuro. De esta manera, se mencionan las siguientes etapas:

a. La persona termina sus estudios y empieza a trabajar.
b. Adquiere la primera vivienda donde fomentará su primer hogar.
c. Contrae matrimonio y tiene hijos.
d. Comienza su propio negocio.
e. Los hijos tienen que estudiar, incluida la universidad.
f. La persona en cuestión o uno de sus familiares se enferma.
g. Puede ocurrir un divorcio.
h. Con el divorcio, debe pagar la pensión alimentaria.
i. Ocurre un fallecimiento en la familia.
j. Se ve incapacitado para seguir su vida normal, producto de un accidente o una enfermedad.

En consecuencia, lo importante es realizar un análisis de la situación personal y particular que esté viviendo. Por tanto, se recomienda consultar un profesional en seguros para seleccionar la mejor opción que se adapte a sus necesidades.

Por ejemplo, el riesgo de no estar asegurado ante una enfermedad imprevista. En caso de diagnosticársele cáncer intempestivamente, debe considerarse que actualmente las posibilidades de sobrevivir son más altas que hace algunas décadas. De hecho, estadísticas de los últimos años determinaron que dos de cada tres personas diagnosticadas, sobreviven cinco años o más. Por supuesto, recibiendo oportunamente el tratamiento y atención médica adecuados.

Ante esta situación, esta persona y su familia, mientras dura el tratamiento y sobrevive, afrontan una carga económica pesada por su costo. Adicionalmente, están el tiempo de trabajo que pierde y la disminución de su productividad, entre otros. Por estas razones, y por la alta incidencia de cáncer en muchos países, es importante que las personas cuenten con un plan económico. De esta forma, podrá cubrir los gastos y reducir el impacto económico en el hogar.

Actualmente existen pólizas de cobertura especial para el cáncer. Con ello se ayuda a proteger las finanzas de la familia para pagar los costos, evitando poner en peligro su seguridad económica.

¿Cómo puede ayudar este tipo de póliza en caso de un diagnóstico así?

En un caso como el expuesto, este tipo de póliza puede ayudar de diversas formas, por ejemplo:

  • Servir de complemento a la cobertura básica del plan de salud que haya contratado. De esta manera, el asegurado dispondrá de dinero para efectuar los altos pagos y deducibles que implica el tratamiento.
  • Le otorga dinero al asegurado pudiendo utilizarlo en mejoras de calidad de vida, pudiendo cubrir algunos gastos ordinarios del hogar.
  • También podrá cubrir trasplantes y otras enfermedades denominadas catastróficas.

Otro riesgo que se visualiza es la incapacidad del asegurado para trabajar, producto de un accidente o una enfermedad. De esta forma, se plantean dos situaciones, en el corto plazo, la dificultad para pagar la casa y otras cuentas importantes. Por otro lado, en el largo plazo, de no poder reincorporarse al trabajo, debe pensar en cómo podrá reemplazar el ingreso. ¿Qué hacer al respecto? Está la opción de un seguro de incapacidad para resolver esa dificultad. De esta manera, evitará poner en peligro su estabilidad económica y la seguridad de su grupo familiar.

Y así como estos ejemplos citados, existen muchos más. Ejemplo, seguro de vida, gastos funerarios, odontológicos, vehículos y la vivienda. También, para cubrir los bienes muebles, obras de arte, joyería valiosa, colecciones de alto valor, robo, incendio y otros.

Lo importante al pensar en los riesgos de no estar asegurado es visualizar escenarios ante una enfermedad, accidente o muerte repentina. Por lo tanto, es un error pensar en el seguro como un gasto innecesario que merma el presupuesto personal. Indudablemente, puede llegar a considerarse que lo pagarás durante muchos años sin llegar a cobrarlo o beneficiarse con él. Sin embargo debe analizarse qué pasaría si se presentan esas situaciones inesperadas que ya hemos mencionado en líneas anteriores. Por tanto, es fundamental preguntarse si se tendrán los fondos suficientes para hacer frente a ellas.

Es fundamental ver el seguro como una acción de previsión y ahorro, que será muy útil cuando ocurra un evento no deseado. Primeramente, debe pensarse en el futuro de los hijos y el grupo familiar, así como en el resguardo de su patrimonio.

También es primordial que cada persona planee en su presupuesto de gastos todas sus necesidades. De este modo, puede contratar todas las pólizas necesarias de acuerdo a los objetivos que haya establecido para su vida. Por ejemplo, seguro de vida, accidentes personales, de automóvil, gastos médicos, de habitación y otros más. Generalmente, encontrará en el mercado una enorme variedad de seguros, sólo deben establecerse las prioridades, concentrándose en los realmente necesarios.

Es un error considerar el seguro como un gasto, realmente se trata de una inversión en tranquilidad. Esencialmente, con la compra de una póliza se le otorgan a los seres más queridos valiosas herramientas para mitigar su sufrimiento. En particular, en caso de fallecer, quedar incapacitado o ser diagnosticado de cáncer.

Para concluir, no debemos dudar en asegurarnos, de ser posible asegurémoslo todo. De esta manera, podremos evitar o minimizar las tragedias que muchas veces son de inimaginable alcance.

 

Cuales son los Riesgos de no estar Asegurado?